En 2008, cuando se hizo pública la quiebra de uno de los principales bancos de Norteamérica, nadie pensó que eso se transformaría en un terrorífico efecto dominó, arrastrando tras de sí a un sinfín de cajas y bancos de todos los rincones del planeta. Desde entonces, la palabra que más se escucha es “crisis”, y, según los expertos, todavía tendremos que oírla durante algunos años más.

Insolvente-300x200

Los números no engañan

Como es de suponer, en una crisis económica generalizada nadie queda a salvo de ella. España ha sido uno de los países en donde más daño ha hecho, aunque, por suerte, de momento, no ha llegado a los niveles de Grecia o Irlanda, ambos países declarados en banca rota total. Las cifras, pero, no son muy esperanzadora. Según éstas, la morosidad española ha aumentado hasta el 6,1%. Subida significativa si la comparamos con los datos del año pasado, en donde se situaba en el 5,8%. Además, los créditos han registrado una caída del -0,1% mensual en lo que llevamos de año. De este modo, los bancos y las cajas de ahorro se encuentran en una posición muy delicada y de un riego extremo.

Análisis al detalle

Si observamos las estadísticas con detenimiento, observaremos como la morosidad en las hipotecas se ha frenado, llegando al 2,4%; en el mismo periodo del año anterior rondaba el 2,8%. Quizás, esta reducción guarde una relación directa con el hecho de que también ha disminuido la contratación de las mismas.

Sobre los créditos al sector inmobiliario y de la construcción, los bancos apuntan que la morosidad ha crecido, elevándose hasta el 12,1% (antes estaba en el 10,4%) en primer caso, y hasta el 8,1% (antes situado en el 7,3%) en el segundo. Como dato positivo, se subraya que la adquisición de créditos dentro de este sector, construcción e inmobiliaria, ha crecido en términos significativos, pasando del -2,1% y -0,6 al 5,8% y -1,4% respectivamente.

Únicamente se salvan de debacle español en bancos y cajas de ahorros los créditos a la industria. Aparte de ser el sector en donde se fija el índice de morosidad más bajo, la contratación de créditos ha experimentado una mejora destacable, pasando del -0,7% al +0,1%.

Foto: Markus Bormann – Fotolia

Author

admin

Related Posts