La habilidad para poder transformar los datos en información y ésta última en conocimiento con el objetivo principal de optimizar la toma de decisiones en los negocios se le ha llamado, comúnmente, Business Intelligence. Sin embargo, el Business Intelligence es algo más que habilidad ya que reúne metodologías, tecnologías y aplicaciones para poder reunir, clasificar y transformar estos datos desorganizados en una pirámide estructurada que permita llevar a cabo el modelo de negocio deseado.

Actuar con inteligencia es algo vital en todo negocio que busque una rentabilidad duradera. Utilizamos el Business Intelligence como un factor estratégico del que no se puede prescindir porque, si se utiliza bien, es capaz de proporcionarnos información privilegiada para poder responder a los problemas que está teniendo el negocio.

Algo más que un software de nóminas que agudiza nuestra visión intuitiva del negocio. Su tecnología no suele ser difícil de implantar y de mantenerla actualizada a tiempo real. Son programas que se adaptan incluso a las pequeñas y medianas empresas que necesitan, quizás, más ayuda para obtener seguridad en el camino a seguir para su negocio.

Un modelo de Business Intelligence debe poseer los siguientes puntos para conseguir un modelo de negocio ideal que se transforme en oportunidades:

  • Observar: ¿Qué está ocurriendo? ¿Cómo se están llevando a cabo los diferentes puntos de nuestro negocio?
  • Comprender: ¿Por qué lo estamos haciendo así? ¿Por qué ocurre?
  • Predecir: ¿Qué pasaría si se hiciese de esta manera? ¿Y de la otra?
  • Colaborar: ¿Cómo podría participar el equipo? ¿Cuál es el rol de cada uno y cuándo debería actuar?
  • Decidir: ¿Qué camino debemos tomar?

Una herramienta intuitiva que sigue estos pasos sin obviar ningún detalle que nos ayude a entender hacia dónde vamos y cómo podemos mejorar.

Foto: Victoria – Fotolia.com

Author

admin

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *